La inestabilidad gubernamental en la que lleva sumida España desde hace ya casi un año tiene consecuencias directas sobre las condiciones de vida del pueblo y en concreto sobre las condiciones de vida de la juventud. Mientras los distintos partidos se gastan millones en campañas electorales y estiran interminablemente debates sobre la forma concreta que propone cada uno para cumplir los planes de recortes y austeridad de la UE, la realidad del estudiantado y del conjunto de la comunidad educativa es la implantación de la LOMCE y en particular la implantación del sistema de revalidas.

Desde la Juventud Comunista ya hemos señalado las terribles consecuencias que tendrían las revalidas para los estudiantes más humildes, para los hijos y las hijas de  la clase trabajadora. La LOMCE y las revalidas son reformas tan desmedidas, tan evidentes en sus intenciones de elitización y privatización de la educación, que durante el día de ayer se produjo el segundo rechazo parlamentario con 173 votos a favor de la Proposición no de Ley presentada por el Partido Demócrata Catalán, 133 en contra del Partido Popular y las 34 abstenciones del grupo de Ciudadanos. Solo como terrible anécdota que ejemplifica a la perfección el enorme interés del Partido Popular por nuestra educación, hay que señalar que Iñigo Méndez de Vigo, Ministro de Educación en Funciones, decidió ausentarse durante este debate sobre la LOMCE.


 

Esta segunda negativa parlamentaria a la LOMCE y a sus revalidas es indudablemente un reflejo de la enorme oposición que esta Ley Orgánica ha encontrado entre la comunidad educativa de nuestro país. Estudiantes, padres y madres, profesores y demás trabajadores de la educación, han manifestado desde el 2013 la ineficacia de esta ley tanto en un sentido económico, pues aumenta los costes educativos para las familias, como pedagógico, limitando aun más la calidad educativa. La LOMCE solo es eficaz en un sentido, precisamente el marcado por la UE y seguido por el PP: es eficaz como nuevo paso en favor de la privatización, en beneficio del enriquecimiento de las empresas a costa de la educación pública.

 

Lo que los estudiantes debemos responder a esta Proposición de no Ley aprobada ayer por el parlamento es que no es suficiente. No es suficiente por varios motivos: en primer lugar porque esta decisión del Parlamento no tiene valor ninguno al no existir gobierno; en segundo lugar, porque es necesario derogar tanto la LOMCE como las revalidas, no sirve solo con paralizar la implantación del calendario de la LOMCE, es necesario tirar por completo esa ley al basurero y sustituirla por una que escuche y asegure los derechos que reclaman las fuerzas de la comunidad educativa, sus estructuras y sindicatos; y en tercer lugar, porque no habrá ley educativa en España que beneficie los interés de la mayoría dentro del camino marcado por la Unión Europea, organismo que ha dirigido la implantación de leyes anteriores como el Plan Bolonia, y que continúa tutelando con mano de hierro el proceso de privatización de nuestra educación. Y esto último no parece que hay ningún partido parlamentario que lo señale.


Estudiantes

 

De esta manera, es más necesario que nunca continuar la lucha, aumentar la organización y las movilizaciones de la comunidad educativa para derogar por completo la LOMCE y sustituirla por una ley que asegure la educación que queremos, la educación que necesitamos, una educación pública, gratuita, científica y de calidad al servicio del pueblo trabajador, que debe salirse obligatoriamente de los mandatos marcados por la UE. Los CJC hemos comenzado este curso llamando a luchar para recuperar la ilusión, la ilusión en el futuro, la ilusión en otra sociedad, en la sociedad socialista. Hemos comenzado el curso llamando a recuperar y llenar las calles, y eso es lo más necesario ahora mismo en el ámbito educativo: recuperar las calles de manera unitaria, con una huelga de toda la comunidad educativa, y no mediante huelgas dispersas y movidas solo por intereses partidistas, que asegure que dado que nosotros somos la educación, nosotros debemos elegir cómo debe ser la educación. Es hora de que ganemos las aulas, de que ganemos las calles, para poder ganar también nuestro futuro.

¡NO A LA LOMCE!

¡NO A LAS REVALIDAS!

¡GANAR LAS AULAS, GANAR LAS CALLES!

 

Comisión Política de los CJC

05 / 10 / 2016

Buscador

Síguenos en:

Biblioteca

Audiovisual

CJCtv

Órgano de expresión

banner tr lateral

Archivo Histórico

AGCJC

Partido Comunista

pcpe