El pasado día 26 de Octubre miles de estudiantes se movilizaron en las principales ciudades y pueblos de este país exigiendo otro modelo educativo, uno sin LOMCE, sin revalidas, sin 3+2 y sin prácticas sin remunerar. Miles de estudiantes plantaron cara a la privatización y en sus manifestaciones, en unidad con el profesorado, las AMPAS y el resto de trabajadores de la educación, demostraron que hay muchos que no vamos a  dejar que nos arrebaten nuestro derecho a estudiar tan fácilmente.

Los CJC comenzamos este curso 2016-2017 llamando a toda la juventud a llenar las calles, a salir a luchar, a organizarse y a recuperar la ilusión de que la lucha y la unidad son las claves que nos pueden asegurar el futuro. Llamamos a recuperar la confianza en nosotros mismos y en nuestras posibilidades de transformar esta realidad de miseria a la que nos quieren condenar. Y eso es precisamente lo que ocurrió el pasado día 26, que miles de estudiantes llenaron las calles pidiendo una educación del pueblo y para el pueblo, una educación gratuita donde lo único que importe sea la propia formación del alumnado y no los intereses económicos de una minoría. Pero por desgracia sigue sin ser suficiente.

¿Y por qué no es suficiente? Porque es necesaria mucha más movilización y organización, es necesario defender más intensamente nuestros derechos pues más intensamente ellos, políticos al servicio de los grandes empresarios, nos los están arrebatando. No es suficiente porque necesitamos ser muchísimos más en la lucha activa por la educación pública, pues somos muchísimos más los que cada día, cuando llegamos a nuestras aulas en mal estado, cuando leemos en las noticias que el año que viene nos costará más dinero estudiar, soñamos con una educación distinta, con una educación hecha en base a los intereses de la gran mayoría, los intereses del pueblo trabajador.

Aun hay muchos que queriendo también esa educación pública se preguntan ¿Pero para qué sirve llenar las calles? ¿Para qué sirve luchar?  A través de una huelga en 1919 los trabajadores en lucha consiguieron la jornada laboral de 8 horas en España, la "Huelgona", una huelga de un mes de los mineros en 1962, consiguió mejoras salariales durante los difíciles años del franquismo; en el caso de la lucha estudiantil no hace falta irse tan lejos en el tiempo: las luchas estudiantiles en Chile durante el 2011 consiguieron un aumento del  7,2% en el presupuesto estatal destinado a la educación. 

Estas victorias que todos queremos sólo pueden conseguirse volviendo a organizar la respuesta del estudiantado, ante quienes por mandato de la Unión Europea están tratando de convertir nuestra educación en un campo de beneficio privado. Sólo se consigue organizándonos y sumando a nuestros compañeros y amigas de aula, de estudio, de centro o de facultad a la lucha estudiantil. Sólo puede conseguirse comenzando por hacer de cada aula un fortín por la educación pública, haciendo que el estudiantado vuelva a llenar pronto las calles siendo muchos más y mucho más organizados.

Hagamos del pasado 26 de Octubre un paso más dentro de un largo recorrido que debe finalizar con la educación pública que queremos y necesitamos. Luchemos para recuperar la ilusión de que otra educación es posible y necesaria, de que otra sociedad es posible y necesaria. Llenemos las calles y aseguremos con trabajo diario, que dejan de ser ellos los que se ríen y enriquecen a nuestra costa. Y que somos nosotras y nosotros los que empezamos a ganar nuestro futuro.

¡LA HUELGA HA SIDO UN GOLPE, NOS QUEDA TODO EL COMBATE!

¡GANAR LAS AULAS, GANAR LAS CALLES!

Comisión Política de los Colectivos de Jóvenes Comunistas, 30 de Octubre de 2016

Buscador

Síguenos en:

Biblioteca

Audiovisual

CJCtv

Órgano de expresión

banner tr lateral

Archivo Histórico

AGCJC

Partido Comunista

pcpe