En este 20 de noviembre de 2016, día internacional del niño, desde los CJC declaramos lo siguiente:

La infancia es, sin lugar a dudas, una de las etapas más importantes en el desarrollo vital de las personas, y en ella juega un papel imprescindible cuestiones como: la alimentación, la vivienda, los hábitos de vida, la educación, la salud, el cuidado, etc. Pero ¿cómo han afectado 8 años a las condiciones de vida y crecimiento de los menores en España?

Las repercusiones sobre la infancia de la situación económica general

Que en este país la tasa de paro general haya alcanzado el 27%[1] y haya llegado a más del 50%[2] entre la juventud, o el que se firmen contratos abusivos que no cumplen con la más mínima legislación en cuanto a horarios o remuneración, que se hayan sucedido distintas contrarreformas laborales, los ataques al sistema de pensiones y un largo etcétera; no son únicamente una serie de desagradables manifestaciones de las consecuencias de la crisis capitalista para la clase trabajadora, ni son solamente evidencias de los fallos estructurales de este sistema. Todo esto está llevando a un empobrecimiento generalizado de la clase trabajadora, y en concreto de las familias, que deja una imborrable huella para el futuro. En este sentido, se hacen extensibles las consecuencias de esta crisis a la infancia, en la medida en que sus familias no disponen de los recursos necesarios para garantizar sus derechos más básicos como el derecho a una vida digna, a una infancia con un desarrollo psicosocial adecuado, a un desarrollo alimenticio y físico que cubra todas las necesidades biológicas para crecer con normalidad.

La ausencia de suministros básicos

Que las tarifas de electricidad, gas, agua y transporte hayan subido (por ejemplo el gas en un 67%[3]o la electricidad en un 73%[4]) desde el inicio de la crisis no genera únicamente hogares sin el mantenimiento necesario, sin medios básicos necesarios para vivir (en el 11%[5] de los hogares españoles se pasa frío en invierno), ejemplo de ello son los casos de incendios en casas por alumbrar con velas lo que no permiten las multinacionales energéticas alumbrar con bombillas debido al alto coste de sus servicios. Esto también genera una vulneración del derecho a una vivienda digna y a un crecimiento en un entorno favorable de los niños y las niñas.

La infancia y el sistema educativo

Que la educación infantil pública en España tenga un coste de entre 800 y 2.600 euros[6] anuales, que los libros de texto y el resto del material escolar de “la vuelta al cole” supongan unos 400 euros[7] por niño para cada familia o que los transportes y el comedor no sean servicios gratuitos y cuesten una media de 200 euros[8] por niño imposibilita a muchas familias atender adecuadamente las necesidades educativas de sus hijos e hijas por la acumulación de gastos. 

¿Los niños y niñas de qué familias sufren estas situaciones?

Y todo esto son factores con una profunda explicación de clase. ¿Cuáles son las familias que sufren el desempleo y la precarización del mercado laboral si no son las familias trabajadoras? ¿Y la falta de recursos económicos para sustentar un hogar que cubra las necesidades básicas de higiene, alimentación y suministros energéticos para todos sus integrantes? ¿Y cuáles son las familias que no pueden permitirse pagar escuelas infantiles privadas, o el alto coste del material escolar? 

Así hoy vemos que un 34,4%[9] de los menores de 17 años están en situación de riesgo de pobreza infantil (el quinto país con peor dato de toda la Unión Europea), que un 29,6% de los niños viven por debajo del umbral de la pobreza y que 1.388.474 niños están en situación de pobreza severa en nuestro país. Un 11,3%[10] de los niños sufren lo que se ha denominado “pobreza energética”, es decir, viven en hogares que no pueden mantener una temperatura adecuada. Y un 3,2%[11] de los hogares no pueden permitirse comer carne, pollo, pescado tres veces a la semana, lo que significa que unos 266.055 niños están sufriendo malnutrición en España con las consecuencias que esto tiene para la capacidad de atención y para los niveles de actividad de los niños y niñas.

¿Hay alternativa para el futuro de los niños y las niñas?

Si, la hay. Las experiencias socialistas nos enseñan cómo el Estado puede hacerse cargo de la infancia y sacar de la familia el marco prioritario y la principal responsabilidad del desarrollo de los niños. Así se construyeron casas públicas para niños lactantes, guarderías infantiles, colonias, hogares y lugares de juego para los niños. Se otorgaron servicios de forma gratuita como la educación, la sanidad, la vivienda, los comedores escolares, los libros y material para clase, la vestimenta, ropa de abrigo y calzado y un largo etcétera.

Históricamente estas medidas sirvieron para garantizar los derechos fundamentales a todos los niños y niñas, eliminando el componente de clase que atraviesa este problema. Pero a su vez, además, contribuyeron a socializar las tareas del cuidado, lo que también formó parte del gran avance en el camino de la supresión de la opresión de género.

La Juventud Comunista sabemos que ningún derecho infantil puede ser plenamente garantizado en este sistema basado en la explotación porque para que unos vivan mejor otros tienen necesariamente que vivir peor. Trabajadores y trabajadoras, pensionistas, jóvenes, niños y niñas somos los principales perjudicados de este sistema de dominación que no guarda para nosotros y nosotras más que miseria y explotación. Pero a la vez somos quienes tenemos la responsabilidad de luchar por un mejor futuro para quienes serán los trabajadores y las trabajadoras del mañana. Tenemos la capacidad de hacerlo, juntos y juntas, porque solo en el socialismo hablar de infancia significará hablar de un futuro libre.

 

En el capitalismo no hay futuro para la infancia.

El socialismo es la esperanza de la humanidad.

 

Comisión Política de los Colectivos de Jóvenes Comunistas

20 de noviembre 2016


Banner infancia

 


[1] Encuesta de Población Activa (INE) 2013, 1T

[2] Encuesta de Población Activa (INE) 2015, 1T

[3] Estudio “Pobreza, vulnerabilidad y desigualdad energética” de la ACA, 2016

[4] Estudio “Pobreza, vulnerabilidad y desigualdad energética” de la ACA, 2016

[5] Estudio “Pobreza, vulnerabilidad y desigualdad energética” de la ACA, 2016

[6]Precios públicos de los servicios de las escuelas infantiles y casas de niños (2013-2014)

[8] Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI) http://www.fuci.es/?p=1550

[9] “One in four children at risk of poverty or social exclusion in the EU”. Eurostat, 16/11/2016

[10] Estudio “Pobreza, vulnerabilidad y desigualdad energética” de la ACA, 2016

[11] Encuesta de Condiciones de Vida (INE), 2015

Buscador

Síguenos en:

Biblioteca

Audiovisual

CJCtv

Órgano de expresión

banner tr lateral

Archivo Histórico

AGCJC

Partido Comunista

pcpe