El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Cuando hablamos de esta fecha, no podemos hacerlo como si fuera el día de las mujeres en general, sin tener en cuenta la clase social a la que pertenecemos. El 8 de Marzo es el a de la Mujer Trabajadora porque ha sido esta la quehistóricamente másha luchado por la conquista de las auténticas reivindicaciones igualitarias en materia de derechos laborales y la que, a día de hoy, más sufre las consecuencias del capitalismo, tanto por trabajadora, como por mujer.


Campaña Mujer web


Las jóvenes de extracción obrera y popular debemos hacernos una reflexión: ¿Podemos sumarnos a las consignas que nos colocan en una unidad de intereses con la mujer burguesa?¿Con quienes no sufren la explotación y cuyas condiciones de vida no están definidas por la miseria capitalista?

Este año se cumplen 100 años del aniversario de la Revolución de Octubre. De  aquella experiencia revolucionaria podemos extraer valiosas enseñanzas en materia de igualdad de género, por ejemplo:la incorporación de la mujer a cualquier profesión aplicando el principio de a igual trabajo, igual salario; el establecimiento de comedores y jardines de infancia para liberar a la mujer del trabajo doméstico, o el acceso al aborto de manera gratuita y segura.Avances en las condiciones de vida que modificaron sustancialmente el papel y el rol de la mujer en la sociedad, generando las condiciones para su completa emancipación.

En contraposición, el futuro que hoy en día nos tratan de imponer a las mujeres está marcado la violencia machista y la explotación en el trabajo. Solo en 2016 fueron 44 las mujeres asesinadas. Las denuncias por violencia de género aumentaron en un 13,9%. La sanidad pública sigue sin garantizar un modelo seguro y gratuito de aborto. 60.000 mujeres al año pierden su empleo debido a la discriminación por embarazo, y las que trabajan sufren la creciente precarización de las condiciones en la contratación. Las mujeres, y en especial las mujeres jóvenes, somos mano de obra cada vez más barata, con un número elevado de contratos temporales que nos impiden tener estabilidad y una escasa protección frente al despido.

Las jóvenes no podemos resignarnos y aceptar estas condiciones, tenemos que luchar por el acceso al mercado laboral en igualdad de condiciones, sin permitir que por el hecho de ser mujer o ser joven nuestras condiciones sean inferiores a la de nuestros compañeros.Es hora de llenar las calles, de luchar por tener ilusión en un futuro sin violencia machista, sin asesinadas, sin acoso y sin explotación.

Hoy más que nunca es necesario que levantemos la bandera de la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres y recuperemos el espíritu de lucha y compromiso en la liberación de la mujer que se inició con la Revolución de Octubre.  La completa emancipación y liberación de la mujer solo puede llegar construyendo una sociedad completamente nueva, la sociedad socialista-comunista.

Tenemos un mundo entero por ganar,

un mundo que solo ganaremos unidas y organizadas.

Colectivos de Jóvenes Comunistas

Buscador

Síguenos en:

Biblioteca

Audiovisual

CJCtv

Órgano de expresión

banner tr lateral

Archivo Histórico

AGCJC

Partido Comunista

pcpe